WEDDING-EXTREME JORDANIA. POSTBODA INTERNACIONAL

 

Texto de Pedro y Pilar, la pareja que hizo posible este sueño para mi

“Las personas necesitamos descubrir cosas nuevas. Cuando dos personas quieren vivir juntas el resto de su vida, ese propósito no cambia, sino que se comparte y el objetivo es descubrirse mutuamente a lo largo del camino.

La mejor manera de descubrir es enfrentarse a lo desconocido, es dudar pero enfrentarse al miedo; que no es más que desconocimiento en la mayoría de las ocasiones. Ahí aparece José Bernal, poniéndote al borde de un precipicio con los ojos vendados y diciéndote que confíes y des un pasito. El secreto de una relación es la confianza, la misma que depositamos desde el principio en José y en su trabajo, y que nos permitió vivir una de las mejores experiencias de nuestras vidas.

Después de tanta ilusión y tantos preparativos, ver que pasa el mejor día de tu vida tan rápido te deja un huequecito difícil de tapar. José nos ofreció lo que necesitábamos, saber que el viaje continuaría y que el destino era lo de menos, eso nos hizo mantener esa ilusión que había estado inundando nuestros corazones durante el año más mágico de nuestras vidas, los meses posteriores a nuestra boda. Sabíamos que volveríamos a vestirnos de novios, pero esta vez los nervios y los preparativos no dependerían de una celebración, unas flores o una mesa de invitados que organizar; sino de un destino que íbamos a desconocer hasta casi el mismo momento de vernos allí.

Pues bien, parece que nunca llega, pero llega el día y la hora. Vas al punto de encuentro con una maleta preparada para frío y calor y muchos por si acasos, pero, sobretodo, llena de entusiasmo. Ese momento podría compararse con la entrada a la iglesia, cuando todo son nervios, cosquilleos y emociones, que en el fondo estás encantado de sentir y te sientes dispuesto a darlo todo por ellas.

Y así fue, cuando abrimos nuestra libretita y leímos JORDANIA. Ya que conoces el destino y crees que sabes a donde vas, es el momento en el que realmente empieza la aventura y ese salto al vacío con el que empezó todo. De repente, nos vemos en Petra, rodeados de un ambiente que nos enamoró desde el primer segundo, ante una de las maravillas del mundo y embriagados por un sentimiento que es difícil describir con palabras. En ese momento el destino pierde su valor y solo quieres disfrutar de cada segundo de esta experiencia, de esta oportunidad de conocer y de vivir algo que nunca antes de hubieras, siquiera, imaginado.

Bailamos en el desierto de Wadi Rum, cruzamos miradas con personas que ven la vida desde otra perspectiva, nos vimos rodeados de camellos que nos miraban con ojos inocentes, subimos rocas y dunas y lo más importante cuando nos mirábamos de reojo y nos veíamos vestidos de novios sentíamos, que, aunque la boda hubiese acabado, hay cosas que duran para siempre.

Si quieres que algo sea eterno, grábalo en una roca, si quieres que algo dure para siempre escúlpelo en piedra y allí donde las rocas son las protagonistas y la historia queda marcada para siempre vimos cumplir uno de nuestros sueños.

Las personas hacen especiales las vivencias y sin ellas es imposible que el recuerdo perdure, llevamos a la mejor compañía y sin ellos nuestra experiencia hubiera estado incompleta, Gracias José y gracias Pablo, sois únicos.”

Mil gracias a ti Pablo Laguia, porque eres mi faro, mi referente y mi amigo. Estos viajes contigo son una motivación extra y una diversión mayor.

Comentarios!

Se el primero en comentar!