POSTBODA INTERNACIONAL SORPRESA. FINLANDIA

 

No todo el mundo puede entender la locura que hemos vivido…Más de una conversación medio en broma, medio en serio y una pregunta “¿Os lanzáis?” andaban rondando por nuestras cabezas y, junto con mi insistencia, hicieron que dijéramos SÍ. (Yo creo que Antonio aceptó por no escucharme).“¿Estáis locos?” Era lo que nos decían amigos y familiares cuando les contábamos la aventura en la que nos íbamos a embarcar. No sabíamos apenas NADA. Tan sólo la fecha del viaje y que teníamos que llevar mi vestido de novia y el chaqué de Antonio. Jose se encargaría de todo lo demás…

Confiamos ciegamente en él y sabíamos que no nos arrepentiríamos. La química con él y su profesionalidad hacían que tuviéramos total certeza de que merecería mucho la pena. Mil lugares posibles para dar rienda suelta a nuestra imaginación, apuestas que hacíamos a ver si alguno de los dos acertábamos el destino, pero… Decidimos dejarnos llevar y vivir la experiencia al 100%. A medida que se acercaba la fecha nos sentíamos nerviosos y expectantes… Hasta que dos semanas antes del viaje, recibimos “algunas instrucciones” que dudábamos si serían verdaderas o falsas. Los días pasaban y llegó la víspera del viaje y, por fin, supimos la hora a la que comenzaría todo…

Una cena, unas cañas, risas y buena conversación, fueron suficientes para conocer y congeniar con el cuarto miembro de esta aventura, nuestro gallego favorito, Yago. Las 2 de la mañana y, nuestras maletas sin hacer… “Antonio que Jose dice que nos llevemos el bañador”. “¿Cómo? Pero si nos dijo que había bajado bastante la temperatura en destino María del Mar…” Había que dejarse llevar y cumplir las instrucciones. Una hora descansamos y, en pie, quedamos a las 4.45 horas. Un nudo en el estómago y mucha emoción. No podíamos creerlo… Había llegado el día. Seguíamos a Jose y Yago por el aeropuerto, sin opción de mirar las pantallas y ver los vuelos que salían a primera hora de la mañana, ellos se miraban y sonreían; seguro que pensaban “lo que le espera a estos dos…”. Hasta que llegamos a la puerta de embarque y vimos… Londres. Pero NO, ese no era nuestro destino, era nuestra escala. Nuestros nervios aumentaban a medida que pasaba el tiempo de vuelo, hasta que aterrizamos. Carreras por el aeropuerto y, por fin, supimos nuestro destino FINLANDIA. La emoción era tremenda, estábamos deseando llegar y descubrir el país.

A pesar de estar ya en el destino, todo seguía siendo una gran aventura, ya que no conocíamos ninguna localización. Una postboda de estas características no es sólo un viaje, conlleva un gran esfuerzo, mucho trabajo, ganas e ilusión. Jose sabe hacer de ello una experiencia única, irrepetible e inolvidable. Primeras fotos, llegamos a un lago espectacular, que a nosotros nos recordaba a una playa, sentirnos especiales como el día de nuestra boda, vestirnos de novios una vez más. Ya no había nervios. La confianza y complicidad entre la pareja y el fotógrafo son fundamentales para poder disfrutar de cada momento; pero para nosotros, Jose es algo más, es un gran amigo, por lo que nos sentimos cómodos y relajados en todo momento. Las localizaciones se iban sucediendo, lagos, embarcaderos en los que parecía que caminábamos sobre el agua, bosques increíbles, puentes colgantes que jamás hubiéramos imaginado que existirían (aunque mi Antonio tuvo que superar su vértigo), la naturaleza y nosotros, y, nada más. Cada localización nos sorprendía más que la anterior. Acabar el día, cerrar los ojos y ver todo lo que había sucedido durante el día, hacía que tuviéramos ganas de más. No dábamos crédito y, pensar lo que estaría por venir al día siguiente…

Helsinki nos esperaba. A pesar del frío, había bastante gente en las calles, pero teníamos la sensación de estar solos, nada más importaba. Pasear por el centro de la ciudad, las miradas de la gente y sus sonrisas al vernos vestidos de novios, entrar en la estación de trenes y sentir que se paraba el tiempo, hacer una pequeña parada en el jardín botánico, el mercadillo de Navidad, un imponente árbol de Navidad, bajo el cual no sentíamos minúsculos… Cada instante era mágico, no se podía borrar la sonrisa de nuestras caras al ser conscientes de todo lo que estábamos viviendo. Daba igual lluvia, frío o viento. No importaba, nos olvidamos de todo para disfrutar de cada instante.

“¿Hacer fotos en un parking? Estas loco” Pues a ninguna locura que nos proponía Jose decíamos que no. Para acabar el día, caminamos por unas pasarelas con el agua por los tobillos o más arriba. Y pensar “madre mía ¿qué hacemos aquí metidos?”

Quien no lo haya vivido no lo puede entender.Anécdotas y carcajadas eran lo normal en nuestras comidas y cenas, repasar cada momento del día, a pesar de quedarnos sin probar la comida “típica” (carne de reno) y tener que conformarnos con unos noodles, una hamburguesa o una crema de champiñones, que sabía a gloria para poder entrar en calor. Llegaba la noche (bueno las 4 de la tarde) y Jose y Yago empezaban a procesar; yo miraba de reojo, para conseguir ver algunas de las fotos hechas durante el día, pero me lo ponían más que difícil: así que tocaba esperar… Del mismo modo, Jose repasaba las localizaciones para el día siguiente pero seguían siendo el secreto mejor guardado. Jajaja. Llegó nuestro último día y, al despertar, descubrimos todo lo que había alrededor de nuestra cabaña. No hacía falta ir a ningún lugar más para captar instantáneas maravillosas. Recuerdo el sendero que llevaba al lago y al embarcadero, increíble lugar al que no nos importaría volver. Sólo unas fotos y, cambiamos de escenario. Descubrimos que el sol también sale en Finlandia, a pesar de que sólo lo vimos un par de horas, fue más que suficiente para captar momentos únicos. Mientras nos dirigíamos a nuestra última localización, Jose paró el coche, porque Yago había descubierto una casa “abandonada” o, mejor dicho, habitada por a saber quién. Llegamos al último escenario, otra misión complicada, pero una vez más, no pudimos decir que no. Bajar por rocas cubiertas de placas de hielo y musgo, no es nada fácil si vas vestida de novia, pero… allí estaba yo dispuesta a llegar al final de la mano de Antonio. Fotos junto al mar, pero un mar petroso, nada parecido al que nosotros conocemos, mientras las olas rompían descubrimos que el final estaba llegando. En realidad, no fuimos conscientes de todo lo que habíamos vivido hasta pasados unos días. Cuando poco a poco fuimos asimilando esta gran experiencia. Conocer y trabajar con grandes profesionales y mejores personas, lo hacen todo mucho más fácil. Jose cuidó con detalle y cariño todo lo relacionado con nuestra postboda, nos hizo sentir únicos y especiales. No hay palabras para explicar lo que es una postboda sorpresa, hay que vivirlo. Por mucho que contaran otras parejas, hasta que no lo vivimos no nos hicimos, ni por asomo, una ligera idea de lo que realmente era.

Es una locura y… Bendita locura. Sí, estamos locos ¿y qué?

Ver las fotos y poder volver mentalmente a esos lugares y esos momentos es el mejor recuerdo que podemos tener.

Gracias Jose por hacer que nos embarcáramos en el mundo de las postwedding extreme. Volveríamos a lanzarnos al vacío una y mil veces.

MAR y ANTONIO.

jose-bernal001 jose-bernal004jose-bernal043 jose-bernal062 jose-bernal504 jose-bernal500 jose-bernal501 jose-bernal502 jose-bernal123 jose-bernal142 jose-bernal138 jose-bernal147 jose-bernal188jose-bernal169 jose-bernal175 jose-bernal192 jose-bernal193jose-bernal225 jose-bernal224 jose-bernal202 jose-bernal219 jose-bernal226 jose-bernal256 jose-bernal259 jose-bernal261 jose-bernal270 jose-bernal274 jose-bernal283 jose-bernal319 jose-bernal331 jose-bernal352 jose-bernal357 jose-bernal361 jose-bernal381jose-bernal364 jose-bernal387 jose-bernal394 jose-bernal396 jose-bernal465 jose-bernal469 jose-bernal473 jose-bernal481 jose-bernal482 jose-bernal487 jose-bernal490 jose-bernal494 jose-bernal499 jose-bernal506 jose-bernal511 jose-bernal514 jose-bernal519 jose-bernal525 jose-bernal553 jose-bernal562 jose-bernal563 jose-bernal567 jose-bernal572 jose-bernal575 jose-bernal581 jose-bernal587 jose-bernal599 jose-bernal605 jose-bernal615 jose-bernal623 jose-bernal637 jose-bernal643 jose-bernal651 jose-bernal657 jose-bernal665 jose-bernal673jose-bernal676 jose-bernal675 jose-bernal686 jose-bernal678 jose-bernal716jose-bernal756jose-bernal743 jose-bernal730 jose-bernal736 jose-bernal739

Comentarios!

6 Comentarios

Déjame tu comentario!